Saltar al contenido

Estudio de la Atalaya | Jehová ama a cada uno de sus siervos | Semana del 28 de Junio al 4 de Julio 2021

Estudio de la Atalaya | Jehová ama a cada uno de sus siervos | Semana del 28 de Junio al 4 de Julio 2021

✅✅ Estudio de la Atalaya | Jehová ama a cada uno de sus siervos | Semana del 28 de Junio al 4 de Julio 2021 ✅✅

1. ¿Qué ve Jehová cuando observa a su pueblo?

Bueno, el Salmo 149:4 nos dice cómo nos ve Jehová “Que está encantado con su pueblo”, él no  se fija en nuestras imperfecciones, sino en nuestras cualidades. 

En Juan 6:44 también nos aclara que Jehová nos trajo a su pueblo, para beneficiarnos del sacrificio de Cristo, nos ha traído individualmente, porque vio nuestro potencial, y gracias eso podemos además ser amigos de él. En otras palabras, observa nuestros dotes y aptitudes que no se ven a primera vista.

Jehová observa todas nuestras buenas cualidades y está encantado con su pueblo y la lealtad que demuestra. Ve todo nuestro potencial, nuestro amor por él y esfuerzo en mantenernos firmes, y por ello nos regala su amistad, estando siempre cerca de nosotros.

Jehová cuando nos ve, es como si mirase esta bonita foto. Ve las buenas cualidades de las personas, las nuestras, una bonita familia espiritual leal a Dios, donde el amor está por encima de todas las cosas.

2. ¿Por qué les cuesta a algunos hermanos creer que Jehová los ama?

A muchos de nuestros hermanos les ha costado creer que de forma individual Jehová ama  a cada uno de sus siervos; piensan que en general los ama a todos, y este pensamiento suele ocurrir cuando tal como se nos relata en una de estas experiencias, se ha sufrido a veces desde la infancia. 

La hermana Oksana relata que cuando ella se bautizó, llegó a ser precursora y se había sentido muy feliz. Pero 15 años después, la invadieron recuerdos que eran muy dolorosos para ella, y concluyó que Jehová no le daba su aprobación, y que por lo tanto no merecía que la amara. Este razonamiento, es el que llegan a tener personas que sufren, y que como vemos pueden aflorar después de mucho tiempo de servir a Dios. 

Y otra experiencia es la de otra precursora llamada Yua, ella también relata que tuvo una infancia difícil; y había dedicado su vida a Jehová porque quería hacerlo feliz, pero que ella estaba convencida de que Jehová nunca la podría querer. Así vemos que la persona que ha sufrido mucho sobre todo en su niñez, le cuesta creer en el amor que se brinde, sobre todo si es de Dios, porque tal vez puede llegar a pensar ¿y dónde estaba Dios que no me ayudo?

A algunos hermanos, debido a sus situaciones personales los problemas que han tenido o tienen, o por cómo han pasado su infancia o ciertas facetas de sus vidas que los han marcado. Les cuesta mucho creer que Jehová los ama a ellos en particular, pero así lo hace. Jehová nos ama a todos por igual cuando le demostramos el mismo amor.

3. ¿Qué preguntas responderemos en este artículo?

En este artículo se van a responder dos preguntas esenciales, para mantenernos fieles en el servicio a Dios, y una de ellas es: ¿Por qué debemos convencernos de que él realmente nos ama?  ¿Qué podemos hacer cuando nos invadan los sentimientos negativos?  

Tal vez al igual que estas dos hermanas que vimos en el párrafo anterior, nos cueste creer que Jehová nos ama, aunque nosotros lo amamos profundamente. Por eso será muy provechoso este artículo, para que podamos corregir esa forma de pensar. 

Será dos preguntas: “¿por qué debemos convencernos de que él realmente nos ama?” y “¿qué podemos hacer cuando nos invadan los sentimientos negativos?”.

Dudar del amor de Jehová es peligroso

4. ¿Por qué es peligroso dudar del amor de Jehová?

Es muy peligroso  dudar de que Jehová nos ama, porque tal como dice él Proverbios 24:10  nos pueden faltar las fuerzas para seguir sirviendo a Jehová, el pesimismo nos robará la energía que necesitamos para mejorara la situación . 

Es por eso que debemos estar convencidos del amor de Jehová hacia nosotros, porque solo así le daremos lo mejor, aunque pasemos por dificultades en nuestra vida, al saber que Jehová nos ama nos hará ser fuertes para soportar lo que venga.

Si estamos desanimados, y pensando en que Jehová no  nos ama, estaremos vulnerables e indefensos al ataque de Satanás, por eso allí en la carta a los Efesios encontramos el consejo de Pablo; Efesios 6:16: ´”Agarren el escudo grande de la fe, con el que podrán apagar todas las flechas del Maligno”. Nuestra fe puede protegernos para no dudar del amor de Dios. 

Es peligroso porque estaremos sin fuerzas como nos dice Proverbios 24:10. Estar sin fuerzas y debilitados en la fe hace que seamos vulnerables a los ataques de Satanás y que podamos tropezar gravemente con Dios debilitando de verdad nuestra amistad con él. Por eso como dice Efesios 6:16, tenemos que agarrarnos en todo momento del escudo grande de la fe.

5. ¿Qué les ha pasado a algunos hermanos que dudaban del amor de Dios?

Algunos hermanos que dudaban del amor de Dios hacia ellos, empezaron a dudar de que realmente le importaban y su fe se fue debilitando, así le paso a un anciano llamado James, nos relata que pese a que servía en Betel y estaba en una congregación de otro idioma en la cual disfrutaba predicando, igual llego a preguntarse si Jehová aceptaba sus sacrificios,  incluso llegó a dudar de que Dios escuchara sus oraciones.

Además otra hermana llamada Eva, también precursora de tiempo completo, dice que empezó a dudar del amor de Jehová, pero se dio cuenta de que eso era peligroso, porque ya no tenía ganas de hacer cosas por Dios; y tampoco alegría para servirle, dijo que eso era entrar como en un círculo vicioso. 

Lo mismo le paso a otro anciano que también es precursor regular llamado Michael dijo: “Si no crees que Dios se preocupa por ti, poco a poco te vas alejando de él”.

Pues por ejemplo, al hermano James, que servía en Betel, predicaba en otro idioma y disfrutaba mucho de su servicio que le estaba dando a Dios, llegó a pensar en un momento que Jehová no estaba escuchando sus oraciones.

La hermana Eva, que también sirve a tiempo completo, es otro ejemplo de lo peligroso que es dudar de que Dios nos ama, porque eso genera que hagas menos cosas por él y te acerques a un círculo vicioso mundano donde Jehová no está en primer lugar en las vidas, además pierdes la alegría por servirle. Igual que lo que dice el hermano Michael, te puede ir alejando poco a poco de él.

6. ¿Qué debemos hacer cuando nos invadan los sentimientos negativos?

Analizar los comentarios de estos hermanos nos debería ayudar a no dudar del amor de Dios, porque es muy peligroso

Algo que debemos hacer, cuando nos vengan esos sentimientos negativos, es sacarlos rápidamente de nuestra cabeza, y orar para que Jehová nos dé su Paz como dice Filipenses 4:6, 7 y se nos libre de “pensamientos inquietantes” como dice la nota del Salmo 139:23. 

Muchos hermanos fieles en la actualidad luchan con esa clase de pensamientos negativos, y se sienten identificados con las experiencias de estos hermanos que nos cuentan cómo se sintieron en ciertos momentos, y algo que les ha confortado es saber que hasta siervos de Jehová del pasado pensaron así.  

Puede que sea muy fácil decirlo y no tanto hacerlo. Pero lo que debemos hacer es eliminar de inmediato este tipo de pensamientos. Para hacerlo, quizás tengamos que saber cómo porque no siempre puede ser fácil. Es por ello, que tenemos muchas cosas que nos ayudan, el mismo Jehová por medio de nuestra oración y ejemplos de otros hermanos que también luchan contra sentimientos negativos y son un ejemplo de superación de situaciones difíciles.

Salmo 139:23 nos insta a que Jehová nos examine a fondo. Es bueno que nos hagamos estos exámenes a conciencia de vez en cuando, así veremos cuál es la situación de nuestro corazón y podamos ver qué cosas nos están inquietando y debamos cambiar con la ayuda de Dios y de nuestra familia espiritual.

El texto citado de Filipenses 4:6,7 es muy claro. Aunque pensemos que cómo podemos tener sentimientos o pensamientos así si somos cristianos, que estamos fallando completamente a Dios… tenemos que recordar que somos imperfectos y que Satanás es muy astuto entrampando a las personas… con esto en mente, hagamos como dice el texto, no nos angustiemos y transmitamos nuestros ruegos y peticiones en oración a Jehová para que nos ayude.

Lo que aprendemos del ejemplo de Pablo

7. ¿Qué problemas tenía Pablo?

Pablo es un claro ejemplo de que a veces pudo sentirse desanimado, porque cargaba con muchas responsabilidades, 2 Corintios 11:23-28 nos dice que no solo una congregación era su preocupación; “sino por todas las congregaciones”. 

También Pablo se sentía muy frustrado debido a que como nos dice 2 Corintios 12:7-10 tenía una “Espina en la carne” de la cual no logró librarse, una Atalaya del año 84/15/12 14, dice que “Probablemente se refería a alguna dificultad  con relación a los ojos. Pidió en oración que esa dificultad se apartara de él  pero su petición no fue concedida”. No obstante Pablo tenía presente su meta, a pesar de su enfermedad física y siguió adelante, sin pensar que Dios  no lo amaba. 

Por todo lo que se nos acaba de relatar del apóstol Pablo, si a veces nos sentimos desanimados, recordemos que Pablo también debe haberse sentido así, y a veces se sentía desdichado porque era una lucha constante querer hacer lo correcto, como dice  Romanos 7:21-24. La confianza en Jehová lo ayudó a seguir con sus problemas, y así perfeccionar sus debilidades.

Pablo tenía muchas cosas encima, quizás más de las que debería afrontar una sola persona. Él se preocupa no por una congregación, sino por todas. Esto ya es gran peso que además combinaba con otros, posiblemente con alguna enfermedad y también luchaba constantemente con la decepción, tenía que estar luchando siempre por hacer lo que es correcto.

Seguro que nos sentimos en muchos aspectos identificados con Pablo. Son muchos los problemas que tenemos hoy día, y aunque quizás no estemos a cargo de una congregación o varios. Tenemos muchas responsabilidades y personas a nuestro cargo a las que cuidar y proteger, junto con los problemas materiales y de salud actuales y la presión de este sistema, nos vemos reflejado en la misma situación extrema de Pablo.

8. ¿Qué ayudó a Pablo a continuar sirviendo a Jehová a pesar de los problemas?

Lo que ayudó a Pablo a continuar en su servicio a Dios fue: su Fe inquebrantable en el rescate, y  porque sabía  de la promesa de Jesús de que todo aquel que demuestre fe en él; tendrá la vida eterna. Como dice Juan 3:16. 

Podemos decir que Pablo pese a tener problemas parecidos a los nuestros y pese a su imperfección , estaba convencido, de que Jehová siempre está “dispuesto a perdonar”, como dice el Salmo 86:5.

Pese a sus problemas Pablo no se sintió inútil, sabía que Jehová veía sus sufrimientos, y que estos carecían de importancia en comparación con la gloria que recibiría en recompensa por su fidelidad. un gran ejemplo para nosotros para que nunca nos abrumen los problemas, sino más bien sigamos como Pablo enfocados en nuestra recompensa.

Pablo superó todos sus miedos humanos y defectos por su gran fe en lo que dice Juan 3:16: “que nadie que demuestre tener fe en él sea destruido”. Sí, Pablo tenía una fe inquebrantable en el Rescate. Pablo conocía sus limitaciones y defectos pero su fe era aún más fuerte que estos temores, y Jehová está dispuesto a perdonar a todo aquel que tenga esta fe y se arrepienta de corazón, imitemos esta fe de Pablo.

9. ¿Qué nos enseñan las palabras de Pablo registradas en Gálatas 2:20?

Estas palabras de Gálatas 2:20 nos enseñan que las acciones de Jehová demuestran que nos ama, y Pablo lo entendía claramente pues ahí dijo: “El hijo de Dios me Amó y se entregó Por mí”. En ningún momento pensó que Dios tenía límites en su amor, como si amara más a otros hermanos y  menos a él.  

Pablo sabía que era Dios quien había mandado a su hijo  para morir por él, porque sabía que Jehová lo amaba mucho y esto él lo sentía en forma muy personal, por eso el pudo decir estas palabras dichas a los Gálatas. 

En Romanos 5:8 Pablo dice “Cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros”. Así Jehová mostró su amor frente al pecado del hombre, y dio la vida de su hijo también por todas las personas , el Dios de amor dispuso lo necesario para que creyéramos en su amor, aun la vida de su amado hijo.  

Como leemos en Romanos 5:8. Cristo murió por nosotros. El amor de Jehová es para cada uno de nosotros, y no tienen ningún límite. No hay mayor demostración de amor en el mundo que la de nuestro Padre celestial por cada uno de sus siervos, por muchas imperfecciones y defectos que tengan, siempre que nos esforcemos y tengamos fe en el rescate y todo lo que hace Jehová por nosotros.

10. ¿Qué nos enseña Romanos 8:38, 39?

Estas palabras nos enseñan, que tal como Pablo estaba convencido del poder del amor de Dios, así nosotros debemos estar en forma individual convencidos de que “nada podrá separarnos del amor de Dios”. 

Pablo sabía que Jehová había sido paciente con Israel y también con él, pues les había mostrado misericordia; sabía que el amor de Dios no falla, de eso Pablo estaba convencido, y cuando Pablo dijo – que nada podrá separarnos- nos incluyo a todos los que servimos  a Dios con lealtad, pero de cada uno de nosotros depende primero, estar convencidos que nada nos separe del amor de Dios, que ninguna duda enfríe o apague el amor que sentimos por Jehová , porque Jehová no apagará el amor que siente por nosotros.  

Por eso al igual que Pablo hagamos nuestras las palabras de Romanos 8:32: “Si Jehová envió a su hijo a morir por mi , no tengo motivos para dudar de que me quiera”. Jehová nunca dejará de amar a sus adoradores, menos después de entregarles la vida de su amado hijo. 

Nos enseña que no hay nada que nos pueda separar del amor de Jehová con nosotros que está en Cristo Jesús por el sacrificio que hizo por todos nosotros. No hay nada que pueda romper el amor que siente nuestro Padre con nosotros.

A veces nos cuesta pensar así, quizás, por el amor imperfecto que sentimos las personas. A muchos de nosotros nos ha pasado que nos hemos enamorado de una persona, y pensábamos que era el amor de nuestras vidas con el que nos casaríamos y de repente terminó rompiéndose. Esta inseguridad no ocurre con el amor que Jehová siente por nosotros, porque a diferencia del amor imperfecto humano, el de Dios es perfecto.

11. Aunque Pablo había cometido pecados, como los mencionados en 1 Timoteo 1:12-15, ¿por qué estaba seguro de que Dios lo amaba?

Aunque Pablo reconoce en esta carta a Timoteo que había cometido pecados graves  y declaró “ser el peor de los pecadores”, aun así pudo sentir que Jehová lo amaba; porque él mismo después dijo a los Corintios en 1 Corintios 15:10 “Por la bondad inmerecida de Dios soy lo que soy” así reconoce que la bondad de Dios le demostró que lo amaba. 

En Hechos 26:10, 11 Pablo sigue relatando cuales fueron aquellas cosas que él había cometido como pecados, dando castigos a los cristianos verdaderos y encerrándolos en prisión para que renunciaran a su fe, él había estado sumamente furioso con los cristianos , hasta el punto  de perseguirlos en ciudades apartadas. De seguro que él lamentaba aquel pasado suyo, pero sabía que Cristo había muerto por él también dijo en 1 Corintios 15:3 “Cristo murió por nuestros pecados”.

Notamos que Pablo estaba convencido de que Jehová lo amaba pese a todos sus errores y porque reconocía que Jesús había muerto por él. Pero ¿Qué hay de nosotros? También tenemos que reconocer que Cristo murió por nosotros y que gracias a ese sacrificio hoy podemos ser amigos de Dios porque como dice Hechos 3:19 “Nos hemos arrepentido y nuestros pecados sean borrados” porque Dios ha hecho nuestros pecados “Blancos como la nieve” según Isaías 1:18. Por lo tanto, tal como Pablo aprendamos a servir a Dios sin el peso de la culpa y nunca dudemos del amor de Dios.

Pablo no era perfecto, de hecho dijo que era el peor de los pecadores, conocemos lo que hizo en el pasado con los cristianos. Él lamentaba profundamente sus errores, y estaba convencido que Cristo había muerto por él, por cada uno de nosotros. Y es por ello, que a pesar de los tropiezos que podamos tener, nuestra amistad con Jehová nunca se romperá y siempre nos ama.

Pablo no vivió del pasado, y esto es muy importante tenerlo en cuenta. Aunque a veces sea muy difícil dejarlo atrás o incluso pensamos que nos persigue, hemos de esforzarnos por seguir adelante sirviendo a Dios. Porque para Jehová lo que importa es lo que estamos haciendo ahora y hagamos en el futuro por servirle y amarle, no que vivamos con remordimientos por el pasado que nos impida dar lo mejor de nosotros en nuestro servicio.

12. Según 1 Juan 3:19, 20, ¿Qué debemos hacer si sentimos que no valemos para nada o que no merecemos que nos amen?

Si alguna vez nos invaden estos sentimientos de sentir que no merecemos ser amados y nuestro corazón imperfecto persiste en esta negatividad, recordemos este texto que se acaba de leer, que nos recuerda que Dios “Es más grande que nuestro corazón y lo sabe  todo”.

Tal vez pensamos que nuestros pecados no alcanzan a ser cubiertos por el sacrificio de Jesús, pero no es así, Jehová si nos ama, y nos perdona por medio de su hijo, es nuestro corazón al que debemos convencer de esa verdad, lo podemos lograr si estudiamos la Biblia todos los días, orando regularmente, pasando tiempo con nuestros amados hermanos, como hoy lo hacemos via Zoom, nunca olvidemos que Jehová nos ama de manera individual. 

1 de Juan 3:19,20 nos dice que nuestro corazón nos puede condenar y por ello pensar esto, que no valemos nada. Pero también dice que Dios es más grande que nuestro corazón y lo sabe todo. Cierto es que no es fácil, pero debemos hacer que nuestro corazón lo acepte, y para ello hemos de orar regularmente y edificarnos con nuestros hermanos.

Todos y cada uno de nosotros somos muy valiosos para Jehová y para muchas personas en este mundo. Aunque pasemos por un momento de bajón emocional o depresión, tenemos que ser consciente que siempre habrán personas que nos amarán y estarán ahí con nosotros, y que Jehová está por encima de todas las cosas, acompañándonos en cada paso que damos.

Cómo nos ayudan el estudio, la oración y nuestros hermanos

13. ¿Cómo nos ayuda estudiar la Palabra de Dios?

Estudiar la palabra de Dios todos los días, nos hará conocer cada vez mejor la personalidad de Jehová, y podremos ver cuánto nos ama. Pues la meditación de lo que está en la Biblia, nos da la garantía de que está escrita como dice 2 Timoteo 3:16 para “rectificar las cosas” en nuestra mente y corazón.

Un hermano anciano llamado Kevin, logró vencer su baja autoestima cuando empezó a leer la Biblia y leyó el Salmo 103 que fue el que le ayudó a ver las cosas como son y a entender lo que Jehová pensaba de él, este Salmo escrito por David, tiene un sentimiento afectuoso de gratitud hacia Jehová, de seguro que David reconoció que Jehová lo amaba pues le había perdonado sus errores, como vemos hay pasajes de la Biblia que nos pueden ayudar a comprender cuan grande es el amor de Dios hacia nosotros.

Estudiar la Palabra de Dios la Biblia nos permite conocer aún mejor y más en profundidad la personalidad de Jehová y cuánto nos valora y nos ama. Nos ayuda a pensar con más claridad y rectificar cosas en nuestra mente y corazón que no sean sanas.

Como vemos en el recuadro, mantener una buena rutina de estudio y meditación diaria de la Biblia nos ayuda en muchos campos. Nos da tranquilidad, paz, nos permite conocer mejor a Jehová y su personalidad, a ver cómo nos valora y valorarnos a nosotros mismo, nos ayuda en la autoestima. A Kevin le ayudó mucho el Salmo 103, a Oksana el 27, si meditamos y estudiamos todos los días la Biblia de seguro nos ayudará mucho.

14 ¿Cómo nos ayuda la oración?

1 Tesalonicenses 5:17 dice “Oren constantemente”, este texto nos invita a conversar con Dios, a contarle lo que sentimos o pensamos o tal vez nos preocupa, así le damos a conocer que confiamos en él porque sabemos que nos ama.

La hermana Yua que fue mencionada en el segundo párrafo nos cuenta que cuando ella ora a Dios, no solo le cuenta lo que ha hecho ese día, sino que además le abre su corazón y le dice lo que siente, no ve a Jehová como un presidente de una compañía, ahora ella ha aprendido a verlo como un padre, que de veras ama a sus hijos. Aquí en el recuadro ¿Lo ha leído? se nos sugiere ver el libro “Acerquémonos a Jehová” para nuestro estudio personal, y poder sentir lo mismo que sintió una lectora de California, EE.UU. “Que ahora su relación con Jehová se ha enriquecido y que siente a Jehová , como su amigo, y ella ama a Jehová gracias  a este  libro”.  

Todas estas experiencias nos enseñan una animadora lección: Debemos estudiar la palabra de Dios, con las ayudas manuales que Jehová nos ha provisto, y hacerlo bajo oración, seguramente que también nos beneficiaremos como muchos hermanos lo han hecho, y fortaleceremos nuestra relación con Jehová, entendiendo que nos ama de verdad.  

La oración es un gran regalo que nos ha dado Dios, es el medio que tenemos para estrechar nuestra relación con él porque permite una comunicación sincera y frecuente. Oremos constantemente como dice 1 Tesalonicenses 5:17, es la única forma que tenemos de acercarnos a Jehová, conocerlo profundamente y amarlo.

15. ¿Cómo demuestra Jehová que se interesa por cada uno de nosotros?

El interés de Jehová por nosotros es que el nos hizo un regalo maravilloso, que son nuestros amados hermanos en la fe, son dádivas espirituales, son completas no les falta nada  como bien lo expresó el discípulo Santiago en Santiago 1:17. Por lo tanto nuestros hermanos vienen a ser nuestra familia espiritual con la cual podemos contar siempre. 

Pablo también noto el interés de Jehová al brindarle hermanos cristianos para ayudarle, de hecho él los menciona ahí en Colosenses 4:10, 11 a “Aristarco, a Marcos y Bernabé, que llegaron a ser colaboradores a favor del Reino y se habían convertido en una fuente de gran consuelo para él”. Y de seguro que muchos de nosotros también hemos tenido experiencias muy bonitas con hermanos que también han sido un regalo en tiempos de angustia, como dice  Proverbios 17:17 “esta familia espiritual ama en todo momento.

Hasta el propio Jesús tuvo sus amigos, en la noche de su última pascua de sus fieles apóstoles pudo decir en Lucas 22:28 “Ustedes son los que en mis pruebas  se han mantenido a mi lado”. Y Jehová demostró su gran interés por su hijo también en otra circunstancia , y envió a “ángeles para fortalecerlo”, como dice el versículo 43. 

Son muchas las formas en la que Jehová muestra su amor hacia nosotros y se interesa por cada uno de sus siervos. Una de las formas, es que nunca nadie está solo, nos ha proveído una gran familia espiritual vestida de la nueva personalidad, totalmente diferente al mundo. La congregación cristiano es un gran regalo que Jehová nos ha dado y muestra que se preocupa por nuestro bienestar.

16. ¿Cómo nos ayudan nuestros hermanos a acercarnos a Jehová?

Nuestros hermanos maduros también nos pueden ayudar cuando tenemos sentimientos negativos, lo cual no quiere decir que eso sea una señal de debilidad, sino más bien puede ser hasta una protección buscar su ayuda. 

El caso de James que fue mencionado en el párrafo 5 dice que “Tener buenas amistades con cristianos maduros  ha sido para él un salvavidas, porque cuando lo invaden los sentimientos negativos,  esos queridos amigos lo escuchan con paciencia  y le recuerdan que lo quieren, y así el puede percibir que Jehová lo ama y se preocupa por él”. ¡Es muy importante tener buenos amigos en la congregación! Contamos con su amor incondicional, pues reflejan el mismo interés de Jehová. 

Tal como dice el hermano James, nuestros hermanos son como botes salvavidas cuando pasamos por dificultades. Nos ayudan de una forma sana y por medio de la Biblia, son nuestros queridos amigos que siempre los tenemos ahí y podemos contar con ellos para lo que sea, que nos escucharán con paciencia y nos aconsejarán por medio de la Biblia dándonos el ánimo que necesitemos.

Permanezcamos en el amor de Jehová

17,18 ¿A quién debemos hacer caso, y por qué?

Debemos hacer caso a Jehová pues él nos ama y valora mucho, porque aquí el único que quiere que pensemos lo contrario es satanás, para que nos rindamos y no hagamos lo correcto, este enemigo quiere que pensemos que Dios no nos ama porque no nos considera buenos como para salvarnos, pero esa no es la realidad.

Además debemos hacer caso a Jehová porque sólo si obedecemos como dice Juan 15:10 “Permaneceremos en su amor” tal como Jesús permaneció en el amor de su padre. No le demos lugar al diablo haciéndole caso, y menos a nuestro corazón imperfecto, que nada nos convenza de que Dios no nos quiere. 

Hagamos caso a Jehová , que nunca ve nuestras fallas, pues solo se fija en lo bueno de cada uno, y interiormente convenzámonos de que Dios ama a su pueblo y está encantado con él, y en esto nos incluye a todos.

A Jehová, siempre a él, porque pasa lo que pase su amor es perfecto para con nosotros. Satanás solo quiere engañarnos y a veces lo logra por medio de nuestro corazón y sentimientos. Pero Jehová siempre se fija en nuestras cosas buenas y nos perdona los errores del pasado. Él quiere que siempre estemos cerca, que tengamos una buena amistad, que lo amemos, porque él nos ama a cada uno de nosotros.

¿Qué contestaría?

¿Por qué debemos resolver cualquier duda de que Jehová nos ama?

Porque dudar del amor de Dios es peligroso para nosotros, como dice él Proverbios 24:10 “Nos pueden faltar las fuerzas «para seguir rindiendo un servicio pleno y la fe se puede debilitar, como bien se relató en las experiencias que analizamos en este estudio. Por lo tanto no debemos permitir que nos invadan los sentimientos negativos, pidiendo ayuda a Jehová  para proteger nuestro corazón y que nos dé su paz. 

Porque si no lo hacemos, nos puede ocurrir como los ejemplos que hemos visto de los hermanos. Podemos ir perdiendo poco a poco la alegría y felicidad que sentimos por servirle y esto hará que nos vayamos alejando de Jehová, entrando en un círculo vicioso donde Dios no está en primer lugar en nuestras vidas.

¿Qué aprendemos del apóstol Pablo y de muchos siervos de Jehová de la actualidad?

Pablo estaba convencido  de que nada lo podría apartar del amor de Dios, como muy bien lo expresó en su carta a los Romanos 8:38, 39, sabia que Dios le había mostrado misericordia, gracias al rescate de Jesús, como dice Romanos 8:32. Y hoy nosotros debemos también estar convencidos en nuestro corazón que nada nos separará del amor de Dios, no dejemos que nuestro corazón nos haga sentir que no servimos para nada , o que no merecemos que nos quieran.

Debemos esforzarnos por servir a Dios sin importar los errores que hayamos cometido en el pasado. Hemos de seguir luchando porque Jehová valora lo que hacemos hoy y haremos en el futuro en nuestro servicio a él. Dio a su hijo por cada uno de nosotros, para que podamos tener un perdón por nuestros errores del pasado y seguir al lado de Jehová amándolo. No vivamos del pasado, trabajemos en el ahora en ser mejores siervos de Dios.

¿Cómo nos ayudan el estudio de la Biblia, la oración y nuestros hermanos?

El estudio de la Biblia nos ayudará a meditar y ver con claridad que Jehová si nos ama. La oración, nos lleva a confiar en Jehová, pues conversamos con él, y podemos contarle todo, lo que sentimos, pensamos, o nos preocupa, 1 Juan 5:14,15 dice claramente “que podemos pedir cualquier cosa que este de acuerdo con su voluntad” y nos escuchara. Y nuestros hermanos en la fe, son un regalo de Dios, nos ayudan cuando nos asalta la negatividad, es muy importante tener amigos maduros en la congregación, que nos hagan ver que Jehová nos ama. 

Meditar en la Biblia nos ayuda a conocer aún mejor y más profundamente la personalidad de Jehová y todo lo que nos valora, nos quiere y se preocupa por nosotros. Nos ha regalado tanto la oración como a nuestra familia espiritual, nos ha dado el medio para comunicarnos con él y estrechar nuestra amistad, y se interesa por cada uno de nosotros por medio de su nuestros hermanos de forma que nunca estemos solos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *