Saltar al contenido

Busquemos Perlas Escondidas de LEVÍTICOS 4 – 5 | Semana del 16 al 22 Noviembre

Busquemos Perlas Escondidas de LEVÍTICOS 4 - 5 | Semana del 16 al 22 Noviembre

Busquemos Perlas Escondidas de LEVÍTICOS 4 – 5 | Semana del 16 al 22 Noviembre

Le 5:1. ¿Qué nos enseña este versículo? (w16.02 30 párr. 14).

Nos enseña que si tenemos pruebas de que alguien por ejemplo haya cometido un pecado grave, no queremos ser cómplices y llevar la culpa por ello, entonces lo que tenemos que hacer es hablar primero con aquel hermano, para que busque ayuda y si no lo hace entonces nosotros vamos a hablarle directamente con los ancianos.

Este texto nos anima a que si hemos sido testigos o tenemos pruebas que un hermano ha cometido un pecado grave, debemos actuar con decisión y bondad decirle al hermano que busque la ayuda de los ancianos, si no lo hace después de un tiempo razonable, nosotros debemos hablar con ellos, esto no es fácil hacerlo, porque en el mundo de hoy el encubrir los males ajenos es una práctica general, pero si queremos tener el favor de Jehová, no debemos permitir que la amistad personal nos llegue a la mala acción de otra persona, pues nuestra lealtad a Jehová es primero, además esto es una muestra de bondad hacia el hermano, pues los ancianos trataran de ayudarlo con paciencia y cariño.

Además esto debe ser de esta forma, así sea por ejemplo nuestro amigo íntimo o un familiar el que haya cometido un pecado, pues debemos debemos recordar en este caso que nuestra lealtad debe ser únicamente para Jehová.

La Atalaya. Anunciando el Reino de Jehová 1985. Referente a Levítico 5:1 mencionó que, por lo tanto, después de haber dado al individuo que ha errado una cantidad razonable de tiempo para abordar a los ancianos en cuanto a su acción mala, tenemos ante Jehová la responsabilidad de no ser partícipe del pecado del individuo. Tenemos que informar a los superintendentes responsables que la persona ha revelado un mal grave que merece la investigación de ellos. Esto estaría en armonía con Levítico 5:1, que dice: “Ahora bien, en caso de que peque un alma por cuanto ha oído maldecir en público y es testigo o lo ha visto o ha llegado a saber de ello, si no lo informa, entonces tiene que responder por su error”. Por supuesto, tenemos que evitar actuar a la ligera por simplemente imaginarnos una acción mala.

Le 5:15, 16. ¿Cómo puede alguien portarse infielmente al pecar “sin querer contra las cosas santas de Jehová”? (it-2 940 párr. 6).

Si alguien agarraba involuntariamente del grano apartado como diezmo para el santuario y lo usaba ya sea para cocinar o algún otro uso común, profanando así lo que estaba destinado para uso santo, entonces pues tenía que ser una compensación al santuario de la misma cantidad más el 20% y además un carnero como ofrenda por la culpa.

Para Jehová todas las cosas santas eran sagradas, por lo tanto en el caso en que una persona descubriera que había pecado involuntariamente contra ellas era culpable y tenía que enderezar el asunto, un ejemplo de esto es la ley concerniente al diezmo, si un hombre apartaba el diezmo de su cosecha de trigo y luego él o alguien de su casa tomaba sin querer algo de ello para uso doméstico. Esa persona era culpable de violar la ley de Dios con respecto a las cosas santas, la ley requería que hiciera compensación al santuario de una cantidad igual más el 20 por ciento, y además tenía que ofrecer como sacrificio un carnero sano del rebaño, de esta manera se generaba un gran respeto por las cosas santas que pertenecían a Jehová.

El Libro Perspicacia el volumen 2 en la misma página 940 el  párrafo 5, hace mención tocante a los objetos, pues había ciertas cosas que se apartaban para usarlas en la adoración. Estas llegaban a ser santas debido a que habían sido dedicadas o santificadas para el servicio de Jehová, pero no tenían santidad inherente, de modo que se las pudiese utilizar como amuleto o fetiche. Por ejemplo, uno de los principales objetos santos, el arca del pacto, lo cual «No» les sirvió de amuleto a los dos hijos inicuos de Elí cuando la llevaron con ellos a la batalla contra los filisteos. Entre las cosas que se santificaron por decreto de Dios estaban: el altar de sacrificio, el aceite de la unción, el incienso especial, las prendas de vestir del sacerdocio, el pan de la proposición y todos los enseres del santuario. Estos últimos artículos eran: el altar de oro del incienso, la mesa del pan de la proposición y los candelabros, junto con sus utensilios. Muchos de estos objetos se mencionan en 1 Reyes 7:47-51. Estas cosas eran santas también en un sentido mayor, debido a que eran modelos de cosas celestiales y servirían de manera típica para el beneficio de aquellos que iban a heredar la salvación.

Además a la Palabra escrita de Dios se la llama “las santas Escrituras” o “santos escritos”. Se escribió bajo la influencia del espíritu santo y tiene el poder de santificar o hacer santos a aquellos que obedecen sus mandamientos.

¿Qué perlas espirituales ha encontrado sobre Jehová, el ministerio y otros temas en la lectura bíblica de esta semana?

SOBRE JEHOVÁ

Levítico 5:7, y 5:11,  me enseña que Jehová es un Dios comprensivo, pues en este caso si un israelita no podía ofrecer una oveja, aceptaba que ofreciera dos tórtolas en su lugar, y si no tenía para ofrecer en este caso esto podría dar una medida de harina fina, así en este caso tenía la oportunidad de dar ofrendas por los pecados o los errores cometidos.

Levítico 4:2, me enseña sobre Jehová que es un Dios misericordioso y amoroso, pues mencionaba que si alguien cometía un pecado involuntariamente, pues Jehová le daba la oportunidad de redimirse y así ser perdonado, pues si fuera un Dios cruel  ejecutaría un juicio en ese momento, pero vemos que Jehová es un Dios misericordioso.

Levítico 4:3,22,32, Jehová dio instrucción específica de los animales que un Sacerdote puede ofrecer como ofrenda por pecados propios de un Principal o de cualquier otro miembro del pueblo y se explica el procedimiento que se ha de seguir, esto me enseña que en la actualidad de igual manera Jehová mediante la congregación nos da instrucciones específicas de cómo deben efectuarse los asuntos y se nos explican los procedimientos Teocráticos que debemos seguir a diferencia de la continua guerra egoísta entre empleados y administradores de este mundo, pues todos los que pertenecemos al pueblo de Jehová, estamos agradecidos de efectuar nuestro trabajo en paz y en orden por ser obedientes a los procedimientos e instrucciones específicas que se nos dan.

Levítico 5:17, los israelitas pudieron pensar que Jehová pedía demasiado de ellos, que la ley con sus sacrificios y ofrendas era muy pesada para cumplir, pero la realidad es que les recordaban que eran imperfectos, por tanto necesitaban un sacrificio perfecto que pudiera eliminar por completo sus pecados, esto me enseña que no debemos de cometer el error de pensar que Jehová pide demasiado de nosotros. pues Jehová conservó en su palabra la ley de Cristo si la seguimos y obedecemos veremos que no son una carga, más bien reconoceremos que gracias al sacrificio de Jesús la humanidad obediente tiene el perdón de los pecados y la perspectiva de vivir para siempre en el paraíso, por lo tanto mostramos agradecimiento, pues Jehová nunca pide demasiado de nosotros.

Le 4:3. Jehová sabe que por nuestra imperfección podemos cometer algún pecado incluso sin querer queriendo, por ello el dio una disposición amorosa en ese caso para ofrecer un sacrificio por esos pecados, sin duda saber eso nos reconforta saber que Jehová es un Dios comprensivo y bondadoso y que motivado por el amor fue capaz de enviar a su propio hijo como sacrificio de expiación y perdón de todos nuestros pecados.

Le 4:22, 23. Jehová valoraba la humildad de los principales del pueblo, puesto que ellos también eran imperfectos tendían a cometer errores incluso sin querer, en esos casos, en lugar de desobedecer impunemente la ley de Dios más bien debían cumplir con las prescripciones de la ley para tales pecados y así estarían siendo un buen ejemplo para los demás israelitas de cumplir con las normas y leyes que Jehová había instituido.

Le 5:17-19. Aun cuando alguien pecaba sin querer era igualmente un pecado, por eso Jehová ofrecía opciones en los cuales podía recobrar su salud espiritual y amistad con Jehová, igualmente pueda que nosotros sin darnos cuenta cometamos un pecado, aun así Jehová nos da formas para reconciliarnos con él, una manera es buscando la ayuda y el consejo que los ancianos amorosamente están dispuestos a dar.

EL MINISTERIO

Levítico 4:3,4, dice que los sacrificios tenían que presentarse delante de Jehová, ya que él es el único que puede perdonar los pecados, así que podemos usar estos textos por ejemplo en el ministerio para mostrarle a las personas que solo debemos pedir perdón a Jehová por nuestros pecados y no a los ídolos.

Le 4:31. Sin importar que clase de sacrificio hicieran, cada vez que los israelitas presentaban sobre el fuego del altar un sacrificio animal digno, el humo que se elevaba era para Jehová como un olor agradable, en otras palabras aquellas expresiones de amor de sus siervos le producían sosiego y placer, actualmente un sacrificio que podemos hacer es participar de todo corazón en la predicación a pesar de las circunstancias.

Le 5:7,11. A pesar de sus circunstancias difíciles los israelitas hacían todo lo posible para llevar un sacrificio a Jehová, siempre y cuando fuera lo mejor que le pudieran dar y lo más importante porque les nacía del corazón y querían su amistad, actualmente nuestro ministerio se ha visto afectado por las circunstancias globales, así que no nos desanimemos si nuestro ministerio no es como antes, recordemos que Jehová acepta todo lo que podamos darle.

Levítico 4:1,2, con estas palabras Jehová le indicó a Moisés el procedimiento que debía seguirse si alguien pecaba contra él. Si los Israelitas obedecían mostraban que lo reconocían como el soberano del Universal, esto me enseña que en la congregación cristiana Jehová ha estipulado procedimientos que deben seguirse, si nos queremos mantener al paso de la organización progresiva de Jehová debemos ser obedientes a la enseñanza y dirección espiritual que recibimos, y más importante aún es reflexionar que nuestra obediencia es muestra que lo reconocemos como el Soberano Universal.

OTROS TEMAS

Levítico 5:5,6, si un Israelita pecaba tenía que confesar mostrar arrepentimiento y reparar el daño hasta el grado posible con el objetivo de obtener el perdón divino, esto me enseña que cuando alguien comete un pecado sea grave o no perjudica su relación con Dios, como resultado tal vez se sienta preocupado o incluso angustiado, esto se debe a que nuestro creador nos ha dotado con la facultad de la conciencia así que si queremos servir a Dios con la conciencia tranquila, debemos humillarnos ante él y pedirle perdón, de esa manera él nos concederá su favor y bendición. Si es un pecado grave debemos acudir a los Ancianos para que tomen las medidas necesarias para corregir la situación a la vista de Dios.

Le 4:11. La Ley estipula que el sacerdote no podía comer de las ofrendas que se hacían por el pecado, más bien el cuerpo, los intestinos y el estiércol del animal tenían que quemarse en un lugar limpio fuera del campamento, esto se hacía así porque no debía utilizarse o darse algún tipo de uso a alguna parte del animal como tampoco debía permitirse que partes del animal se corrompieran.

Le 5:2-11. Al ver como Jehová trataba a sus siervos pobres, podemos ver que es un Dios compasivo y comprensivo al cual podemos servirle a pesar de que nuestras circunstancias sean desfavorables debido a la edad avanzada, la mala salud, obligaciones familiares, circunstancias que están fuera de nuestro control, por eso todo el esfuerzo que podamos hacer en su servicio, será agradable a sus ojos.

Le 5:11. Cuando se ofrecía un sacrificio animal el valor por la expiación se encontraba en la sangre, por eso es sorprendente ver que Jehová aceptaba las ofrendas de harina que hacían generalmente los pobres, esto era porque lo que Jehová valoraba era la humildad y disposición de quienes hacían esas ofrendas y porque la sangre que se ofrecía anualmente en el Día de Expiación cubría los pecados de toda la nación.

Levítico 4:3,  Jehová sabía que sus representantes los Sacerdotes eran humanos imperfectos e iban a pecar, aún así permitió que estuvieran a cargo de la supervisión del pueblo, esto me enseña que Jehová y Jesús son pastores perfectos pero los hombres que usan para cuidar de la congregación no lo son, algunos piensan que como los ancianos son imperfectos no hay razón para seguir sus consejos, pero no deberíamos usar los errores o defectos de ellos como excusa para quejarnos o para no hacerles caso Jehová utiliza los Ancianos Cristianos para dirigir a su pueblo y espera que los respetemos y obedezcamos.

Levítico 5:18, este texto nos muestra que el sacerdote representa a los pecadores ante Dios y súplica a favor de ellos mediante ofrendas prescritas. Mediante sus servicios los sacerdotes trataban de reconciliar a la gente con Dios, esto me enseña que los ungidos como sacerdocio real al igual que los sacerdotes levíticos han ayudado a las personas a entender qué es lo que Dios considera limpio y aceptable y qué no. La instrucción espiritual que imparten ayuda a que tengamos una reconciliación con Dios durante el Reinado de mil años deberán cuidar de las necesidades de sus súbditos terrestres con humildad y de modo amoroso, hasta llevarla a la perfección en ese momento el sacerdocio real habrá completado su comisión.

Levítico 5:4, nos hace meditar en que siempre antes de prometer algo, sea por ejemplo en nuestro servicio a Jehová o en otro ámbito de nuestra vida, debemos analizar bien la decisión para que así luego no nos arrepintamos de no cumplir con lo prometido.

Levítico 4:3, dice que los animales que se ofrecían como sacrificio tenían que ser sanos, entonces este texto nos puede ayudar a nosotros y a nuestros estudiantes de la biblia, por ejemplo para mostrarles que para servir a Jehová debemos estar sanos en sentido espiritual ,es decir haber dejado atrás todas las costumbres o creencias religiosas falsas que se hayan tenido.

Levítico 5:5, es un texto que nos ayuda a ser sinceros ya que por ejemplo, si hemos cometido un pecado un error, lo que tenemos que hacer es buscar la ayuda de los Ancianos en lugar de tratar de encubrirlo, ya que así pues solamente nos haremos más culpables ante Jehová.

Levítico 5:6, dice que el sacerdote así expiración por las personas que habían cometido un pecado, hoy en la actualidad pues nos hace recordar que tenemos a Jesucristo que en calidad de Sumo Sacerdote, él aboga por cada uno de nosotros ante Jehová, y lo hace por el perdón de nuestros pecados.