Saltar al contenido

Busquemos Perlas Escondidas de 2 Pedro 1 a 3 | Semana del 28 de octubre a 3 de noviembre

Busquemos Perlas Escondidas de 2 Pedro 1 a 3 | Semana del 28 de octubre a 3 de noviembre

Busquemos Perlas Escondidas de 2 Pedro 1 a 3 | Semana del 28 de octubre a 3 de noviembre

2Pe 1:19. ¬ŅQui√©n es ‚Äúel lucero‚ÄĚ? ¬ŅCu√°ndo se levanta, y c√≥mo sabemos que esto ya ha ocurrido? (w08 15/11 22 p√°rr. 2).

‚ÄúEl lucero‚ÄĚ es Jesucristo despu√©s de ser coronado rey. En 1914, Jes√ļs se ‚Äúlevant√≥‚ÄĚ ante toda la creaci√≥n como Rey Mesi√°nico, anunciando el amanecer de un nuevo d√≠a. La transfiguraci√≥n que presenci√≥ Pedro fue una vista por anticipado de la gloria y el poder real de Jes√ļs y puso de relieve lo confiable que es la palabra prof√©tica de Dios.

2Pe 2:4. ¬ŅQu√© es el ‚ÄúT√°rtaro‚ÄĚ, y cu√°ndo fueron arrojados a √©l los √°ngeles rebeldes? (w08 15/11 22 p√°rr. 3).

El Tártaro es una condición restringida en la que se pone a algunas criaturas espirituales, no a los seres humanos. Es un estado mental de densa oscuridad espiritual con respecto al magnífico propósito de Dios. Quienes están en ese estado no tienen ninguna esperanza para el futuro. Dios arrojó al Tártaro a los ángeles desobedientes del tiempo de Noé, y estos permanecerán en esa condición degradada hasta el día en que sean destruidos.

¬ŅQu√© le ha ense√Īado sobre Jehov√° la lectura b√≠blica de esta semana?

2 Pedro 3:15

La paciencia de Jehov√° ha permitido que varios millones m√°s de personas de buen coraz√≥n aprendan la verdad. ¬ŅNo es eso maravilloso? Adem√°s, cuanto m√°s tiempo ejerza su paciencia Jehov√°, m√°s tiempo tendremos para ‚Äėobrar nuestra propia salvaci√≥n con temor y temblor.

2 Pedro 3:9

A diferencia de los seres humanos, Dios no se siente presionado para actuar como si se le acabara el tiempo. Como ‚ÄúRey de la eternidad‚ÄĚ que es, tiene una perspectiva general magn√≠fica y puede decidir en qu√© punto de la corriente del tiempo beneficiar√°n m√°s sus acciones a todos los implicados.

2 Pedro 3:17

No cabe duda de que Jehov√° sab√≠a de antemano que la aparente demora de Su intervenci√≥n puede desanimar a algunos que carecen de fe fuerte. Tambi√©n sab√≠a que la influencia de las personas imp√≠as podr√≠a corromper a sus siervos verdaderos o, al menos, minar su creencia en que la santificaci√≥n de su nombre est√° cerca. Ser√≠a muy tr√°gico caer de nuestra constancia en estos √ļltimos d√≠as.

2 Pedro 3:12

Jehov√° mismo est√° deseoso de acabar con la maldad, pero se contiene para que la salvaci√≥n de sus siervos se produzca de tal forma que glorifique Su nombre. Eso es lo que dice la Biblia: ‚ÄúDios, aunque tiene la voluntad de demostrar su ira y de dar a conocer su poder, toler√≥ con mucha y gran paciencia vasos de ira hechos a prop√≥sito para la destrucci√≥n, a fin de dar a conocer las riquezas de su gloria sobre vasos de misericordia‚ÄĚ. Al igual que en los d√≠as de No√©, Jehov√° sabe cu√°l es el mejor momento para salvar a su pueblo hoy d√≠a. Por tanto, esperar en Dios implica estar dispuestos a esperar a que llegue su momento de actuar.

¬ŅQu√© otras perlas espirituales ha encontrado en la lectura b√≠blica de esta semana?

2 Pedro 3:11-14

Quienes estamos ‚Äúesperando y teniendo muy presente la presencia del d√≠a de Jehov√°‚ÄĚ debemos 1) tener una conducta santa y mantenernos puros en sentido f√≠sico, mental, moral y espiritual; 2) abundar en obras que reflejen ‚Äúdevoci√≥n piadosa‚ÄĚ, como predicar el Reino y hacer disc√≠pulos; 3) luchar para estar ‚Äúinmaculados‚ÄĚ, es decir, para que el mundo no manche nuestra conducta y personalidad; 4) asegurarnos de que nuestras intenciones siempre sean nobles y as√≠ vivir ‚Äúsin tacha‚ÄĚ, y 5) estar ‚Äúen paz‚ÄĚ con Dios, con nuestros hermanos y con las dem√°s personas.

2 Pedro 3:2-4, 12

Si prestamos atenci√≥n a ‚Äúlos dichos hablados previamente por los santos profetas‚ÄĚ y al ‚Äúmandamiento del Se√Īor y Salvador‚ÄĚ, no olvidaremos lo cerca que est√° el d√≠a de Jehov√°.

2 Pedro 3:14

La expresi√≥n ‚Äúhagan lo sumo posible‚ÄĚ est√° relacionada con la que el ap√≥stol utiliz√≥ en vers√≠culos anteriores: ‚Äúcontribuyendo […] todo esfuerzo sol√≠cito‚ÄĚ. Est√° claro que Jehov√° ‚ÄĒquien inspir√≥ a Pedro a expresar estas ideas‚ÄĒ sabe que tenemos que hacer un gran esfuerzo para permanecer ‚Äúinmaculados y sin tacha‚ÄĚ, es decir, limpios de la suciedad del mundo de Satan√°s. Por ejemplo, debemos combatir los malos deseos para que no se apoderen de nuestro coraz√≥n. Y hemos de resistir los ataques de quienes consideran rara nuestra forma de vivir y ‚Äúsiguen hablando injuriosamente de [nosotros]‚ÄĚ.

2 Pedro 3:11, 12

Mantenernos ocupados en esas actividades nos ayudar√° a esperar con anhelo la llegada del ‚Äúd√≠a de Jehov√°‚ÄĚ. La palabra griega que se traduce ‚Äúteniendo muy presente‚ÄĚ significa literalmente ‚Äúacelerando‚ÄĚ. Es cierto que no podemos hacer que el tiempo que queda hasta la llegada del d√≠a de Jehov√° transcurra m√°s r√°pidamente. Sin embargo, mientras aguardamos, el tiempo nos pasar√° mucho m√°s deprisa si estamos ocupados en el servicio a Dios¬†

2 Pedro 3:11

Actuar as√≠ contribuir√° a que sigamos ‚Äúteniendo muy presente la presencia del d√≠a de Jehov√°‚ÄĚ. El vocablo griego traducido ‚Äúteniendo muy presente‚ÄĚ se vierte literalmente ‚Äúacelerando‚ÄĚ. Es cierto, no podemos alterar el horario de Jehov√°. Su d√≠a vendr√° a la hora que √©l ha fijado, pero el lapso de tiempo desde ahora hasta que llegue ese momento pasar√° mucho m√°s r√°pido si estamos ocupados en su servicio.

2 Pedro 3:11

Hablando de la ‚Äúclase de personas‚ÄĚ que Jehov√° espera que seamos, el ap√≥stol Pedro nos exhorta a realizar ‚Äúactos santos de conducta y hechos de devoci√≥n piadosa‚ÄĚ. Para que Dios nos d√© su aprobaci√≥n, nuestra conducta debe ser santa, es decir, limpia en sentido moral, mental y espiritual. Adem√°s, debemos realizar ‚Äúhechos de devoci√≥n piadosa‚ÄĚ que reflejen el profundo amor y respeto que le tenemos. Por lo tanto, obtener su aprobaci√≥n no depende solo de lo que hacemos, sino de lo que en realidad somos. Siendo Jehov√° el ‚Äúexaminador del coraz√≥n‚ÄĚ, sabe si nuestra conducta es santa y si estamos completamente dedicados a √©l o no.

2 Pedro 3:11

Observemos que mientras esperamos el d√≠a de Jehov√°, debemos realizar ‚Äúactos santos de conducta y hechos de devoci√≥n piadosa‚ÄĚ, es decir, tenemos que estar activos. As√≠ es, una buena actitud de espera refleja confianza absoluta en que el d√≠a de Jehov√° vendr√° justo en el momento que √©l ha fijado. Dicha fe produce actos santos y hechos piadosos, entre los cuales se destaca la predicaci√≥n de las buenas nuevas del Reino de Dios.

2 Pedro 3:10

¬ŅQu√© son ‚Äúlos elementos‚ÄĚ que ‚Äúser√°n disueltos‚ÄĚ? Los especialistas se√Īalan que el t√©rmino griego para ‚Äúelementos‚ÄĚ se refiere a los ‚Äúfundamentos‚ÄĚ, ‚Äúrudimentos‚ÄĚ o ‚Äúprincipios elementales‚ÄĚ. Un diccionario b√≠blico agrega: ‚ÄúSe usaba [para hablar] de las letras del alfabeto‚ÄĚ como primeros ‚Äúelementos del lenguaje‚ÄĚ escrito. Por lo tanto, ‚Äúlos elementos‚ÄĚ que menciona Pedro son las cosas b√°sicas que hacen que el mundo tenga caracter√≠sticas, actitudes, metas y comportamientos contrarios a la voluntad de Dios. ‚ÄúLos elementos‚ÄĚ incluyen ‚Äúel esp√≠ritu del mundo‚ÄĚ, el cual ‚Äúopera en los hijos de la desobediencia‚ÄĚ. Este esp√≠ritu tambi√©n es llamado ‚Äúaire‚ÄĚ, pues est√° difundido por todo el mundo controlado por el Diablo. Y consigue que los pensamientos, planes, conversaciones y acciones de la gente reflejen la mentalidad del ‚Äúgobernante de la autoridad del aire‚ÄĚ, que no es otro que el orgulloso y desafiante Satan√°s.

2 Pedro 1:2, 5-7

Si nos esforzamos por cultivar fe, aguante y devoci√≥n piadosa, no solo tendremos m√°s ‚Äúconocimiento exacto de Dios y de Jes√ļs‚ÄĚ, sino que no nos haremos ‚Äúinactivos o infruct√≠feros‚ÄĚ.

2 Pedro 1:12-15

Para estar ‚Äúfirmemente establecidos en la verdad‚ÄĚ, necesitamos que se nos recuerden constantemente los principios b√≠blicos. Por eso son tan provechosos el estudio, la lectura de la Biblia y las reuniones.

2 Pedro 2:2

Debemos tener cuidado para que nuestra conducta nunca manche el nombre de Jehová y de su organización.

2 Pedro 2:4-9

Por lo que ha hecho en el pasado, podemos estar seguros de que ‚ÄúJehov√° sabe librar de la prueba a personas de devoci√≥n piadosa, pero reservar a personas injustas para el d√≠a del juicio para que sean cortadas de la existencia‚ÄĚ.

2 Pedro 2:10-13

Aunque ‚Äúlos gloriosos‚ÄĚ (los superintendentes cristianos) tienen defectos y se equivocan, no debemos hablar mal de ellos.

2 Pedro 3:2-4, 12

Si prestamos atenci√≥n a ‚Äúlos dichos hablados previamente por los santos profetas‚ÄĚ y al ‚Äúmandamiento del Se√Īor y Salvador‚ÄĚ, no olvidaremos lo cerca que est√° el d√≠a de Jehov√°.

2 Pedro 2:5

Es obvio que el mensaje que predic√≥ inclu√≠a la advertencia de que se acercaba una destrucci√≥n. ¬ŅPor qu√© llegamos a esa conclusi√≥n? Veamos lo que dijo Jes√ļs: ‚ÄúPorque como en aquellos d√≠as antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, los hombres cas√°ndose y las mujeres siendo dadas en matrimonio, hasta el d√≠a en que No√© entr√≥ en el arca; y no hicieron caso hasta que vino el diluvio y los barri√≥ a todos, as√≠ ser√° la presencia del Hijo del hombre‚ÄĚ. Aunque las personas eran indiferentes, No√© cumpli√≥ fielmente con la tarea de darles una advertencia. Hoy d√≠a, predicamos el Reino para darles a las personas la oportunidad de conocer cu√°l es la voluntad de Dios para los seres humanos. Al igual que Jehov√°, deseamos con sinceridad que escuchen el mensaje y sigan viviendo. Al mismo tiempo, predicar de casa en casa y en lugares p√ļblicos nos permite advertir al mayor n√ļmero de personas posible que el Reino de Dios vendr√° para poner fin a este mundo malo.

2 Pedro 1:15

De modo parecido, hoy necesitamos recordatorios constantes para permanecer firmes en la fe. Sin importar quiénes seamos y cuánto tiempo llevemos en la verdad, no podemos descuidar la lectura regular de la Biblia, el estudio personal y la asistencia a las reuniones de la congregación. Algunos buscan excusas para no asistir, alegando que están demasiado cansados o que las reuniones son muy reiterativas o poco interesantes, pero Pedro sabía lo rápidamente que cualquiera de nosotros puede perder la fe si se confía demasiado.

2 Pedro 1:5, 6

Sin importar lo bien que empecemos, lo que al final cuenta es que tengamos aguante, pues Jes√ļs dijo: ‚ÄúEl que haya aguantado hasta el fin es el que ser√° salvo‚ÄĚ. En efecto, debemos aguantar hasta el fin, sea el de nuestra vida presente o el de este sistema de cosas malvado. En cualquier caso hemos de mantenernos √≠ntegros a los ojos de Dios. Ahora bien, si no a√Īadimos devoci√≥n piadosa a nuestro aguante, no agradaremos a Jehov√° ni obtendremos la vida eterna.¬†

2 Pedro 1:5, 6

La devoción piadosa es la reverencia, la adoración y el servicio que damos a Jehová Dios por lealtad a su soberanía universal. Para practicarla debemos obtener un conocimiento exacto de él y sus caminos. Nuestro deseo debe ser conocer a Dios íntimamente, pues así cultivaremos un afecto sincero hacia él, un apego que se hará patente en nuestros actos y estilo de vida. Hemos de aspirar a imitarlo al mayor grado posible siguiendo sus sendas y reflejando sus atributos y personalidad. En realidad, la devoción piadosa nos infunde el deseo de agradar a Dios en todo cuanto hacemos. Para practicar verdadera devoción piadosa, hemos de adorar solo a Jehová, sin permitir que nada más ocupe en nuestro corazón el lugar que a él le corresponde. Dado que es el Creador, merece nuestra devoción exclusiva. No obstante, Jehová no nos obliga a adorarlo, sino que desea que lo hagamos voluntariamente. El amor que sentimos por él, basado en el conocimiento exacto de su personalidad, es lo que nos impulsa a limpiar nuestra vida, dedicarnos sin reservas a él y vivir desde entonces a la altura de tal dedicación.

2 Pedro 1:5-8

Ciertamente, para realizar las actividades que nos ayudan a desarrollar cualidades cristianas se requiere ‚Äúesfuerzo sol√≠cito‚ÄĚ. En efecto, hay que poner gran empe√Īo a fin de asistir a todas las reuniones, leer la Biblia a diario y seguir un programa de estudio personal. Tambi√©n se necesita fuerza de voluntad y buena organizaci√≥n para efectuar todas las semanas una Noche de Adoraci√≥n en Familia que sea agradable y provechosa. Pero una vez que se crea la costumbre, es m√°s f√°cil realizar estas actividades, sobre todo cuando empezamos a ver los beneficios.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Busquemos Perlas Escondidas de 2 Pedro 1 a 3 | Semana del 28 de octubre a 3 de noviembre
Author Rating
51star1star1star1star1star