Saltar al contenido

Estudio Bíblico de la Congregación | Lecciones sobre la hospitalidad y la oración | Semana del 8 al 14 de Julio

Estudio Bíblico de la Congregación | Lecciones sobre la hospitalidad y la oración | Semana del 8 al 14 de Julio

Estudio Bíblico de la Congregación | Lecciones sobre la hospitalidad y la oración | Semana del 8 al 14 de Julio

¿A qué le dio importancia Marta? ¿Y a qué le dio importancia María? ¿Qué lección aprendemos de esto?

Marta quiere que Jesús coma bien, así que se pone a preparar una comida especial. Mientras ella está trabajando, su hermana, María, se sienta a los pies de Jesús y se queda escuchándolo.

Marta tiene buenas intenciones, quiere ser hospitalaria. Pero le está dando tanta importancia a la comida que se está perdiendo la oportunidad de aprender del propio Hijo de Dios. Jesús destaca que María tomó la mejor decisión, pues lo que aprenda de él la beneficiará durante el resto de su vida. Lo que ella hizo nos da una lección que todos hacemos bien en recordar.

   

¿Por qué repite Jesús sus instrucciones sobre la oración?

Jesús ya habló del tema en el Sermón del Monte, alrededor de un año y medio antes. Pero puede que este discípulo no estuviera presente en aquel momento, de modo que Jesús repite los puntos más importantes de lo que dijo. Luego cuenta una historia para subrayar la importancia de ser persistentes al orar.

   

¿Qué historia cuenta Jesús para destacar la importancia de ser persistentes al orar?

“Supongamos que uno de ustedes tiene un amigo y va a verlo a medianoche y le dice: ‘Amigo, préstame tres panes, porque acaba de llegar a mi casa un amigo mío que está de viaje y no tengo nada que ofrecerle’. Y aquel le responde desde adentro: ‘No me molestes más. La puerta ya está cerrada con llave y mis niños y yo ya estamos en la cama. No me puedo levantar a darte nada’. Les digo: aunque no se levante a darle algo por ser su amigo, seguro que por su insistencia y atrevimiento se levantará y le dará todo lo que necesite”.

Jesús no está diciendo que Jehová no quiera contestar las peticiones, como el amigo del ejemplo. Más bien, está mostrando que, si un hombre que no quería ayudar a su amigo acaba haciéndolo por su insistencia, nuestro amoroso Padre celestial de seguro responderá las peticiones sinceras de sus siervos fieles.

LECCIONES

Lucas 10:39

Hoy día es mucho más fácil distraerse que en la época de Marta. Hace más de 60 años, un hombre de negocios dijo a un grupo de estudiantes de Estados Unidos que nunca antes habían existido tantos medios de comunicación: revistas a todo color, la radio, el cine, la televisión… Luego añadió que todos los días parecía inventarse una nueva distracción. Según él, su generación vivía en la era de las distracciones. La Atalaya del 1 de abril de 1959 dijo lo siguiente: “Las distracciones probablemente aumentarán a medida que este mundo se acerque a su destrucción”. ¡Qué ciertas han resultado ser estas palabras! En vista de la situación, ¿cómo podemos concentrarnos en servir a Jehová sin distraernos, igual que hizo María?.

Lucas 11:13

¿Qué lección aprendemos? Que podemos tener la seguridad de que nuestro Padre celestial está muy dispuesto a darnos espíritu santo si se lo pedimos (1 Juan 5:14). Aunque le oremos una y otra vez, él jamás responderá como el hombre de la ilustración, que dijo a su amigo: “Deja de causarme molestia. La puerta ya está asegurada con cerradura” (Lucas 11:7). Mostrando que Jehová es todo lo contrario de aquel hombre, Jesús da esta exhortación: “Sigan pidiendo, y se les dará; sigan buscando, y hallarán; sigan tocando, y se les abrirá” (Lucas 11:9, 10). En efecto, Jehová “nos responderá en el día que llamemos”.

   

Lucas 11:13

La ilustración de Jesús sobre el padre amoroso también subraya que Jehová es muchísimo más bondadoso y tierno que cualquier padre humano. Por lo tanto, ninguno de nosotros debe pensar que las dificultades que afronta son prueba de que ha desagradado a Jehová. Es Satanás, nuestro principal enemigo, quien desea que pensemos así (Job 4:1, 7, 8; Juan 8:44). Esos sentimientos de culpa no tienen fundamento bíblico, pues Jehová no nos somete a prueba “con cosas malas” (Santiago 1:13). Nuestro Padre celestial no nos envía dificultades semejantes a serpientes o escorpiones. Más bien, da “cosas buenas a los que le piden” (Mateo 7:11; Lucas 11:13). Cuanto más comprendamos lo bueno que es Jehová y lo dispuesto que está a ayudarnos, más impulsados nos sentiremos a orarle con confianza. Y al hacerlo, podremos expresar los mismos sentimientos del salmista que escribió: “Verdaderamente Dios ha oído; ha prestado atención a la voz de mi oración”.

Lucas 11:8

Observe lo siguiente: Jesús dice que aquel hombre logra obtener lo que necesita “por causa de su persistencia atrevida” (Lucas 11:8). La expresión “persistencia atrevida” solo aparece una vez en la Biblia. Se traduce de una palabra griega que, literalmente, significa “falta de vergüenza”. Es verdad que la falta de vergüenza se considera a menudo un defecto. Sin embargo, también puede ser una cualidad encomiable cuando la causa que se persigue es buena. Este es el caso del hombre de la ilustración, que no siente ninguna vergüenza de pedir con insistencia lo que necesita. Puesto que Jesús nos lo pone como ejemplo, al orar debemos imitar su persistencia. Jehová desea que ‘sigamos pidiendo, sigamos buscando, sigamos tocando’. En respuesta, él “dará […] espíritu santo a los que le piden”.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Estudio Bíblico de la Congregación | Lecciones sobre la hospitalidad y la oración | Semana del 8 al 14 de Julio
Author Rating
51star1star1star1star1star